Comparto mis creaciones literarias de producción propia y motivo a los lectores a participar de mis historias.

sábado, enero 2

Posted by Consciencia y Vida Magazine in | 5:16 No comments


Llegó a la reunión y se acomodó rápidamente en su asiento que estaba bastante cerca de las primeras filas reservadas a los invitados más influyentes y destacados del mundo empresarial. A los pocos minutos apareció el presidente de la compañía acompañado de las personas de su máxima confianza que se acomodaron en la mesa presidencial, dando así comienzo a dicho acto público. Nuestro protagonista, es decir, el Sr. Taloki, mirando nervioso sus documentos apreció que le faltaban algunas fotocopias y que dicho "despiste" podría suponerle un despido por parte de la compañía en la que venía trabajando más de veinte años, de modo que trató de imaginar la mejor forma posible de salir de aquel apuro.

     -Caballero, me puede prestar un segundo ese par de fotocopias que lleva ahí en su cartera --inquirió el Sr. Taloki a otro invitado sentado a su izquierda y al que había estado observando su documentación mientras la colocaba ordenadamente en su portafolios.


     -Por supuesto, pero devuélvamelas en cuanto las lea por favor, son demasiado importantes --le contestó amablemente su interlocutor.


     -Lo siento, pero ahora ya no son suyas, puesto que carecen de firma o de legitimidad que acrediten al propietario. Tranquilícese y deje de molestarme con sus inútiles reproches o el resto de asistentes terminarán por llamarle la atención - le dijo cínicamente el Sr. Taloki haciendo un gesto grosero con el dedo.


La reunión fue transcurriendo con normalidad hasta que se produjo lo que el Sr. Taloki estaba esperando impaciente, su intervención pública en la tribuna de oradores. 
Llevaba una media hora de discurso cuando de repente se alzó una voz casi a un grito en medio de la sala que acabó por hacerse con el interés general de los allí reunidos:

     -Es un impostor y un ladrón. No pertenece a esta compañía y se ha atribuido el derecho de suplantar mi conferencia y por supuesto carece de invitación a esta reunión.


Cuando el Sr. Taloki buscó en sus bolsillos no encontró la invitación, tampoco pudo hallarla entre los papeles que llevaba en su cartera, hasta que finalmente comprendió que su interlocutor y vecino de asiento, le había sustraído sin darse cuenta aquella tarjeta que ahora podía sacarle de apuros. Sin embargo la realidad le estaba señalando públicamente como un auténtico sinvergüenza, que al fin y al cabo no era más que el resultado de su agresiva y cínica conducta respecto a su delator. Tampoco era consciente de que en su obsesión y nerviosismo por apropiarse ilícitamente de aquellas fotocopias y mientras ordenaba de nuevo su documentación, se le había caído al suelo su tarjeta de invitado, hecho que si captó inmediatamente su interlocutor y de ahí que le terminara cediendo sus fotocopias... 

Es increíble como el tiempo y la vida siempre pone las cosas y a las personas en su lugar, sobre todo a quienes la vileza de sus actos les delatan de alguna forma u otra.

© Consciencia y Vida/Magazine
Código de registro: 1512095979721  
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Search