Comparto mis creaciones literarias de producción propia y motivo a los lectores a participar de mis historias.

viernes, septiembre 2

Posted by Estrella Amaranto in | 10:04 23 comments



Para el concurso"CUENTOS DE MAFIOSOS" convocado por el Círculo de Escritores.


Un hombre de aspecto joven y mirada cínica, cruzó una avenida envuelto en un largo gabán que le llegaba a los zapatos de charol negro tan relucientes como los rayos que iluminaban la acera por donde caminaba con paso raudo hacia el Hotel Glamintong, llevaba un sombrero negro ladeado hacia la derecha y unos guantes blancos. Cuando por fin entró dentro del edificio dirigiéndose al mostrador de recepción, recibió tres impactos de bala que le dejaron inconsciente rodeado de un pequeño charco de sangre. Nadie quiso ofrecer pistas a la policía cuando se personaron dos agentes interrogando a los clientes y a los empleados de recepción que habían sido testigos del suceso, por lo que sus pesquisas se vieron rodeadas de un gran mutismo, fruto del miedo a posibles represalias por parte del culpable o culpables.
Desgraciadamente al despertarse de la anestesia en el hospital, Renato Mezzano, había perdido completamente la memoria. Los médicos esperaron algunas semanas antes de darle el alta para ver si había mejorado su amnesia, pero fue imposible, continuaba sin saber quien era ni donde había vivido todo este tiempo, por lo que tuvieron que darle su carnet de identidad y someterle a una sesión de hipnosis, donde pudo volver a revivir la escena del hotel y el tiroteo, recordando algunos detalles como el rostro de los dos matones que le habían disparado y el nombre de otro desconocido con el que había quedado esa mañana allí mismo, un tal Giuseppe. 

Cuando por fin le dieron el alta, se dirigió en un taxi hasta el domicilio que figuraba en su carnet, pero al llegar allí, su supuesto destino ya no formaba parte de la realidad, pues la llave del apartamento que tenía en el pantalón no encajó en la cerradura y al tocar al timbre salió una mujer a la que no conocía de nada y que inmediatamente le cerró la puerta en las narices sin darle la oportunidad de excusarse.

Tras varios días vagando sin rumbo por la ciudad, acabó por visitar una oficina de empleo, donde obtuvo un puesto de trabajo como ayudante de cocina en una pizzería de un famoso centro comercial, lo que le permitía sobrevivir en busca de aquel par de gorilas que atentaron contra su vida.

Una noche cuando estaba de pie estribado sobre el mostrador de una barra americana de una sala de fiestas, con el cigarrillo en la mano, una joven se le aproximó con una melena rubia capeada y sin flequillo, que le dijo al oído: ¿te acuerdas de mi?... Yo si, eres Renato.

-¿Quien eres y por qué me lo dices?... 
-Soy Gina, la chica que conociste en aquel puticlub de carretera, La Rosa Púrpura. Entonces trabajabas de crupier en un casino.
-Está bien, pero ¿por qué lo sabes?...
-Lo sé porque conozco a los dos sicarios que intentaron asesinarte. Uno es precisamente mi marido. Ahora no te muevas ni intentes pedir ayuda porque te estoy apuntando con un revólver. ¡Vamos, mueve el culo y sígueme!

La cámara había filmado la escena desde un ángulo normal acercándose poco a poco hasta un primer plano, donde los protagonistas actuaban sin guión, interpretando los papeles que el director cinematográfico les había asignado. Se trataba de la opera prima de uno de tantos genios del cine como esos que viven en vuestra imaginación.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados



Reacciones:

23 comentarios:

  1. Muy bueno Estrella, me has mantenido expectante hasta ese final inesperado. te confieso que tengo algo escrito muy parecido. Te aviso para que cuando lo presente en mi blog no pienses que te robé ideas.
    Te deseo suerte en el concurso, creo que es uno de los mejores e los que he leído hasta ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Eres muy mala con nosotros, Estrella! Nos has dejado con la miel en los labios, sin saber qué le ocurrirá al tal Renato, a Gina y a los dos matones. Je, je, je.
    Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  3. Me has llevado engañado hasta el final, Estrella. Le has puesto prisa, sin detenerte, a este relato magnífico. Es una historia verdaderamente original y con un cierre digno de la gran escritora que eres. Sin duda para finalista. Gracias por dejarme un comentario en mi blog, has sido muy amable. Te deseo la mejor de las suertes en el concurso. Te mando un gran abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
  4. Saludos, muy buen relato Estrella, quedo expectante por desarrollar la próxima escena. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!!Qué bueno, está muy bien narrado, nos mantienes en vilo y luego el final es totalmente sorpresivo.
    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Estrella y relato que nos nos deja mas que querer saber que puede pasar con los sicarios. Podrá tener continuación. Un voto para ti . Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Estrella has conseguido mantener la expectación hasta el final, ese final que no es para nada es el que esperas mientras vas leyendo, y sí, me he quedado con las ganas de saber qué más pasa con los protas. El relato tiene un ritmo muy bueno que te hace avanzar en la lectura como hipnotizado para saber.

    Suerte en el concurso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola querida amiga Estrella un abrazo
    sincero y desearte todo lo mejor
    me encanta tu relato... Suerte

    ResponderEliminar
  9. Un magnifico relato que te engancha y no puedes soltarlo hasta el final. Bien escrito, estupendamente narrado..., que decir. Maravilloso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un relato con buenos elementos y mejor final. Te deseo mucha suerte en el concurso, Estrella.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
  11. ¡Quiero saber más, Estrella! Me ha enganchado la historia y espero que haya continuación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Buen relato, con todos los ingredientes del género. Desde luego, esa película habría que verla. Saludos

    ResponderEliminar
  13. ¡Eso sí que es un final sorpresivo! No lo esperaba para nada. Yo también iría a ver la película si se estrenara :D

    ¡Saludos y gracias por comentar en mi cuento! ¡Y suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  14. EXCELENTE MUY CREATIVO Y ME MANTUVO DESPIERTO Y ENTUSIASMADO EN TODO MOMENTO, FELICIDADES Y SIGUE ASI..

    DESDE REPÚBLICA DOMINICANA.!

    ResponderEliminar
  15. Te llamaré la reina del intríngulis y la expectación, querida, así me mantuviste, con un final rematadamente bueno.

    P,D:
    Bienvenida preciosa amiga, yo también ando muy ausente publicando sólo en el blogs. Allá te espero ;-)

    Besos, todos, siempre.

    ResponderEliminar
  16. Muito bom. Estava imaginando mesmo algo parecido a um filme "noir" - um tanto surrealista como todo filme "noir" geralmente é - quando comecei a ler. É um relato forte e conciso, como eram os melhores filmes "noir" dos anos 40.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Estrella! ¿Cómo estás? Buen relato de mafiosos :) Te deseo lo mejor. Besos

    ResponderEliminar
  18. Muy bien llevado el suspense y un final realmente inesperado.
    Muy bueno, Estrella!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Este cuento ganará el concurso!. Felicitaciones desde ya. Estrella: la estrella del relato fuiste tú, picarona.

    ResponderEliminar
  20. woooooow!!!!!!!!!!!!! que barbaridad!!!! me dejaste el alma en un vilo.... excelente cuento mi querida Estrella...

    ResponderEliminar
  21. Ficción dentro de la ficción, personajes del imaginario bajo la batuta de su autora, actores representando un papel bajo la batuta de un director de cine. Gran juego con el lector, mafiosilla...
    ¡Abrazo, Estrella!

    ResponderEliminar
  22. Hola Estrella! Me ha encantado leerte! Es muy bueno y el toque final, como nos sueles hacer, nos sorprende!!!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Buen cierre, amable con sus protagonistas. Lo encontré hasta liberador, ya que el final que le diste a esta historia, le resta la tensión que uno va acumulando a medida que va leyendo el texto.

    Más saludos, profe!

    ResponderEliminar

Search