¡B I E N V E N I D O S!. . . . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S.

noviembre 29, 2016

# Relato de terror

El misterioso caso de las chicas del ascensor



Rinia le había invitado a pasar una semana de vacaciones en su apartamento. Se conocían desde hacía un par de años cuando coincidieron en un viaje de placer por los Alpes suizos. Cornelia no conocía la ciudad y estaba muy ilusionada con aquella oportunidad de volver a verla, de modo que preparó su equipaje en pocos minutos, ojeando también su billete de avión para comprobar que todo estaba en su lugar correcto y que se acercaba el momento para la hora límite de embarque y facturación.

El viaje le resultó cómodo y demasiado rápido, pues al poco de acomodarse en el avión ya se había dormido y tuvo que desperezarse con dificultad cuando una azafata le tocó suavemente en el hombro para indicarla que se abrochase el cinturón porque pronto iban a aterrizar en el aeropuerto.

Ya en la planta baja de la terminal, que era donde estaba ubicado el vestíbulo de llegada de pasajeros, la estaba esperando impaciente Rinia, observando a derecha e izquierda aquel incesante flujo de viajeros que poco a poco iban asomándose por la puerta automática. 
Ambas se cruzaron la mirada frunciendo alegremente la nariz y sin poder contener las ganas de gritar sus nombres y aquellas típicas frases de ¡eh, qué ganas tenía de volver a verte! o aquella otra ¡no me lo puedo creer que estés aquí!... Luego un abrazo de oso y un gran salto juntas celebrando aquel encuentro.

Y ahora tomaremos un taxi para que nos lleve hasta mi apartamento que está bastante lejos de aquí. ¿De acuerdo?... 

 Me parece estupendo, además así podré sacar unas fotos durante la carrera. Quiero publicarlas en mis redes sociales lo antes posible, pues mi grupo de amigos estará impaciente para verlas...

Claro, no hay problema. El desplazamiento nos va a llevar más de una hora, puesto que suele haber mucho atasco a esta hora de la tarde.

Cuando por fin llegaron al edificio, Cornelia le preguntó extrañada  si allí era donde vivía, asomando su cabeza fuera de la ventanilla del taxi, mientras pagaban a medias la carrera. Rinia le respondió afirmativamente animándola a bajarse del coche y que no se olvidara de recoger su maleta de ruedas que llevaban en el maletero.

¡Ayúdame, Rinia!

¡Qué barbaridad, lo que pesa si te vas a quedar solo una semana! 

Si, ya lo sé, pero también traigo algunas sorpresitas para ti.

¡Qué tonta, no tenías que haberte molestado!

Y así empujando entre las dos aquel pesado bulto, finalmente accedieron al portal del edificio.

¡Eh! ¿Qué estás haciendo? ... ¡Ven para acá que ya he tocado el botón del ascensor! ¿No pretenderás que subamos a pie las escaleras? le sugería muy nerviosa, Cornelia.

¡Venga, no seas tan cómoda! ¡Podemos subir entre las dos esta maleta! alzó la voz Rinia en tono autoritario.

¡Ni hablar! ¡Yo no subo andando y menos con estos tacones! Además la maleta pesa bastante y no hace falta hacer tanto ejercicio. ¡No seas loca! le respondió su amiga convencida de que no iba a ceder a sus órdenes.

¡Espera, no sigas apretando ese botón! No te expliqué antes que ha habido demasiados accidentes en este ascensor. Subamos andando las escaleras insistió su interlocutora bastante preocupada.

A ver, tranquilízate, que te has quedado muy pálida mirándome apretar ese botón. Seguro que son tonterías para asustar a la gente. Además si no recuerdo mal tu vives en la planta trece... ¿Cómo no vamos a utilizar el ascensor? le aconsejó amigablemente, Cornelia, intentando hacerla entrar en razones.

Según dicen los vecinos este ascensor comunica con otra dimensión y mucha gente que se ha subido no ha vuelto a salir de aquí. Te aseguro que no mienten, porque mi vecino del piso de arriba que le vi usando un día el ascensor, luego desapareció contestó Rinia en un tono circunspecto.

¿Estás segura de que no salió?... ¿No será que te lo imaginaste?... Venga no empieces con esas tonterías... ¡Es un simple ascensor! Además ya lo habrían quitado de aquí si ocasionase esos extraños problemas. Lo mejor será que me acompañes y así te libras de esos miedos tan estúpidos continuó insistiendo su amiga.

Después de un rato de discusión, Cornelia terminó convenciendo a su anfitriona para que la acompañase en el ascensor, algo que a regañadientes aceptó, pues en ese instante un joven muy atractivo, bello y de buen aspecto, también se coló dentro y aquello parece que la acabó convenciendo. 

¡Esperen! exclamó otra señora al entrar al vestíbulo.

¡Vaya, no parece que sea tan peligroso, como me acabas de asegurar! De lo contrario nadie querría utilizarlo le susurró al oído Cornelia.

¿A qué piso van? les preguntó Cornelia a ambos pasajeros que parecían distraídos. El joven no dejaba de consultar su móvil y la mujer no le hizo tampoco ningún caso.

Antes de que se cerrasen las puertas, aquel joven ya había apretado el botón 18, "obsequiándoles" con una sonrisa bastante irónica, que le produjo un fuerte estremecimiento a Rinia, mientras la mujer permanecía inalterable. Su invitada mientras tanto, observaba en silencio sin dejarse atemorizar por nada, aunque ya se había dado cuenta de que la mujer se había quitado su abrigo y lucía un vestido negro de doncella con un delantal blanco con puntillas y después sacó de su bolso una cofia blanca para ponérsela en la cabeza. Rinia le cuchicheaba al oído que aquella mujer le recordaba a una criada que trabajó en otro piso de aquella vivienda y que según los rumores la habían encontrado muerta en la calle después de haberse tirado desde la terraza de la última planta, pero Cornelia intentó calmarla, comentándola que estaba demasiado alterada y que lo más probable era que se tratase de otra persona.

¡Bueno, parece que vamos a pasarlo muy bien los cuatro juntos! profirió el  joven frotando su cuerpo contra Rinia, que no acertaba a moverse ni un ápice. Entonces Cornelia le pegó un empujón que lo lanzó contra la puerta, quedándose atascado el ascensor en medio de dos plantas.

ja,ja,ja,ja. se reía burlonamente aquella estrafalaria doncella, que comenzó a mover arriba y abajo su abultado abdomen por el que apareció otro ser con unas alas en forma de tijeras y unas extremidades cónicas rellenas de una espesa capa granulosa del estilo de un pulpo y con un color azulado, mientras Cornelia se había quedado inmóvil sin poder articular palabra. 

¡Tranquilas, no les va a pasar nada si se portan bien! porque voy a apretar otro botón que no han visto y que está en este otro lado del ascensor, pero antes deben quitarse toda la ropa y quedarse completamente desnudas.

Aquella visión les había dejado sobresaltadas, por lo que no opusieron ninguna resistencia. También aquella espeluznante criatura las mantenía en vilo sin comprender siquiera si era real o no. El joven empezó a sufrir una transformación y lentamente comenzó a cambiarse su aspecto, alargándose sus extremidades mientras se iba haciendo un anciano. Después empujó una de las paredes del ascensor que se iba estirando con una flexibilidad increíble, hasta que hizo un boquete por donde las obligó a salir hasta el otro lado.

Habían perdido la noción del tiempo y el espacio, ya no sabían si estaban soñando o aquello que estaban divisando a lo lejos era real. Una ciudad flotante repleta de edificios acristalados y luminosos formaba una especie de islote en medio de una gran nebulosa. 


Ahora poneros estos trajes y dejaros flotar, no hace falta que hagáis ningún esfuerzo físico, solo concentrar la atención en esa ciudad y seréis transportadas de inmediato hasta allí. 

Pero, ¡qué nos sucederá ahora! ¿Ya no volveremos a casa?...¿Es que estamos muertas?... ¿Qué nos está pasando?... ¿Dónde estamos?...


Al cabo de unos días, cuando otra vecina se atrevió a asomarse a las puertas del ascensor dudando si entrar o no, descubrió las ropas abandonadas en el suelo de unas jóvenes que la policía estaba buscando desde que sus respectivas familias habían denunciado su desaparición. El caso acabó cerrándose al carecer de testigos y nuevas pistas para dicha investigación.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

33 comentarios:

  1. ¡Qué buen relato de suspense Estrella! Qué tensión con el ascensor. Ya se veía venir que no conducía a nada bueno.
    ¡Enhorabuena! Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Hola Estrella!!!!
    Me ha encantado, me atrapaste desde la primera línea. Ayyy si Cornelia hubiera hecho caso a su amiga, y si Rinia no hubiese acabado cediendo solo porque un chico guapo había entrado allí...
    Un relato de lo más original, que atrapa y está, en mi opinión, muy bien escrito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Estrella.
    En primer lugar enhorabuena por el suspense y la intriga creados en tu relato, sin duda tanto en el cine como en la literatura mis géneros preferidos. Y hablando de cine me vinieron recuerdos a una película de suspense hispano-argentina con Ricardo Darin llamada 'Septimo' que aunque no tiene mucho que ver con la esencia de tu relato, si que hay un ascensor y siete pisos que dan lugar a otra misteriosa desaparición.
    Pero volviendo a tu relato, te diré que me ha enganchado bastante;además ese final abierto sin saber sus protagonistas donde están y a donde se dirigen con un halo de misterio es delicioso y de una alta calidad literaria. En fin te mando un gran abrazo gustoso de aprender con tu escritura.

    ResponderEliminar
  4. Mira que éstos relatos me mantienen en completa tensión ehhh jajaja, pero he de reconocer que aún así lo proyectas con tal intensidad qué enganchan, yo, subo por la escalera, más que nada, por si acaso ;P

    Maravillosa creación e imaginación, querida.

    Un fuerte abrazo y un besazo, Estrella. :-)))

    ResponderEliminar
  5. Buen texto, y mejor canción hacia el final. ¿De dónde la sacaste? Reconozco que me asustó un poco. La escuché de fondo mientras leía, e incluso me desconcentró, pero es que soy medio volátil jaja

    Más saludos, profe!

    ResponderEliminar
  6. He disfrutado de tu relato, tiene una trama enriquecedora. El juego de ir o no por las escaleras y la discusión, tan bien eslabonados a la historia aportan a la trama lo esencial para incrementar el suspenso. Magnífico Estrella. Un gran abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
  7. Me gusto mucho, la historia capturo mi atención del inicio al fin.

    ResponderEliminar
  8. Querida Estrella: tu manera de decir es tan graciosa, para mí, que más que el tema de la otra dimensión me cautivó el desarrollo de los hechos. Todo muy natural, muy predecible y, sin embargo tan sorprendente y el final cerrado: PERFECTO.
    Un placer, que no siempre puedo darme, es leer tus publicaciones.
    Mi admirada y querida amiga, todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  9. Ciertamente sabes mantener la expectación de los que te leemos. eres poseedora de una imaginación desbordante.
    Tu relato se desarrolla con ese halo de misterio y de suceso que se prevee dejando un final abierto y unos cuantos interrogantes.
    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué original! Me has enganchado desde el primer momento. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Miguel Pina.
    Vaya... ! Excelente relato, promueve la curiosidad y
    el interès a medida en que vas leyèndo, el suspenso
    es relativamente intenso asociado a las tantas incògnitas
    de las chicas, cuyas respuestas quedaràn en la imaginacìon
    del lector.
    Un abrazo Miguel.


    lees

    ResponderEliminar
  12. Suerte que ya no me gustan los ascensores y ahora claro está, mucho menos, :)

    Muy buena historia Estrella, toda una leyenda urbana. El boca a boca hace que uno pierda el miedo y ahora por no hacer caso estarán eternamente en un misterioso limbo.

    Muchos besitos!

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho, en lo particular temo a los ascensores!

    ResponderEliminar
  14. Estrella si lees el relato con la música de fondo que has puesto ya entras directamente en la dimensión desconocida, es curioso lo que puede hacer la música, es un complemento ideal a tu imaginativo relato.
    ¡¡¡¡Mujer, era el piso 13, pobres y con maleta, claro que dudaron y al final lo cogieron!!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué mal rollo Estrella!
    Me cuentas estas cosas y yo, que vivo en un quinto y soy miedica para estas cosas, me veo subiendo durante una temporada por las escaleras ¿Pasarán estas cosas realmente? De gallina se me pone el vello. Pensemos, por tanto, que sólo es uno de tus relatos.
    Como siempre... de diez. Me encanta esta serie, y lo sabes.
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena Estrella, me ha gustado tu relato y me ha mantenido en el aire..suspendida en otra dimensión. Un saludo Estrella y un saludo también a Miguel por compartirlo.

    ResponderEliminar
  17. es imposible no disfrutar tus letras! tienes magia. saludosbuhos agradecidas y conmovidas.

    ResponderEliminar
  18. Another story that has been told very well! Thank you very much for sharing your talent, Estrella. The illustrations are perfect as well.

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado ese encuentro que has descrito con tanta naturalidad entre las dos amigas, llenas de entusiasmo por pasar una semana juntas. Y la forma en la que Cornelia convence a Rinia para subir al ascensor. El suspense me ha mantenido durante todo el relato hasta llegar al terror del mismo.

    Ascensor con magia y poder, capaz de transportarlas a otra dimensión, una ciudad de fantasía de la que seguramente no podrán escapar. Un mundo paralelo que no se ve y sin embargo existe.

    Una creación de lo más ingeniosa y quizás, con más verdad de la que se puede imaginar.

    De nuevo te felicito, Estrella, por este texto que también dice tanto de tus habilidades literarias.

    ¡Abrazos, con mucho cariño!

    ResponderEliminar
  20. Excelente relato Estrella. De tensión máxima hasta el final. Creo que voy a pensarmelo a partir de ahora si coger o no el sacensor, aunque por otro lado, igual lo que espera en esa otra dimensión merece la pena ser experimentado. Un gran abrazo, amiga, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  21. Hola Estrella, tengo el gusto de haberte nominado para el premio Liebster Award. El enlace con las instrucciones para que puedas acreditarlo es http://hastaqueelesplendorsemarchite.blogspot.com.ar/2016/12/premio-liebster-awards.html¡Felicitaciones y que lo disfrutes! Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado tu relato ¡que suspense!, desde el primer momento me ha enganchado la historia. El ascensor que nos lleva a una parte a saber donde nos deja entrever que puede tener continuación. Cuando hicieron en Eibar la primera torre tuve que subir hasta el piso 22 con un traje en la mano y como tenía claustrofobia a los ascensores porque me quedé en uno dentro sola a oscuras y parada. Cogí miedo y por aquel entonces no subía nunca sola. Subí los 22 pisos andando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola, Estrella. Me encanta ese mundo fantástico que se ha abierto con la puerta del ascensor. A veces subir tiene sus consecuencias..
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Estrella Amaranto sabe como nos asustar e y capturar nuestra atención, pues utiliza los elementos más prosaicos y comunes de nuestra vidas. Es un relato para dejar inquietos todos los que usan ascensores. Y supo, además, hacer buen uso de la maleta, tan pesada. Un elemento que desvía nuestra atención. Llegué a pensar que el motivo de todo era un cuerpo dentro de la maleta. También pensé en la película de Louis Malle, "Ascenseur pour l'échafaud", de 1958.

    Grande abrazo, Estrella, y un grande saludo.

    ResponderEliminar
  25. Estimada Estrella, es un buen relato, muy ingenioso, a cada párrafo se crea cierta sensación de intriga.. me ha tenido en vilo .. uuff y menos mal que en mi casa no tengo ascensor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Hola Estrella:

    Ya se que has sido nominada al premio Liebster Award por lo menos en dos ocasiones y que no tienes tiempo de hacer la entrada correspondiente. Pero no puedo evitar nominarte yo misma por varias razones: por tu generosidad, tu amabilidad, tu estupendo blog y tu maravillosa forma de escribir.

    Un fuerte abrazo. https://zmoyamilo.blogspot.com.es/2016/12/premioliebster-award-agradecimiento-me.html

    ResponderEliminar
  27. Estupendo relato Estrella,... esto demuestra que debemos hacer caso a las leyendas urbanas,... ¡joder! se acaba de parar el ascensor!!!

    ResponderEliminar
  28. Buen relato estrella,el suspense me atrapa, y los ascensores más todavía, vivo en un quinto y varias veces he quedado atrapada en él, en una ocasion casi una hora...
    Me has tenido intrigada en cada renglón. Felicidades por este gran relato y por tu nominacion.
    Disculpa mi tardanza, pero lo primero es lo primero, he tenido un problema con mi mama, se cayó y aunque no se ha roto nada, esta que no puede andar.
    Hoy está algo mejor.
    Poco a poco os voy visitando.
    Un abrazo y feliz descanso.

    ResponderEliminar
  29. WOW!! Me encantó, gran texto, lleno de imágenes preciosas y posibles explorables, me encanta lo hay detrás del ascensor y esta idea de que comunique al otro mundo y cómo lo dibujas. Bien narrado, dando sorpresas párrafo por párrafo. Cuántas ideas me vinieron a la cabeza gracias a tu historia :)
    Como siempre excelente texto!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  30. FAS.CI.NAN-TE... Eres Fabulosa amiga mía...Con esa extraordinaria pluma nos llevas de la mano hasta tu preciada imaginación...La narrativa de misterio o terror no es nada sencilla,prueba de ello es que pocas mujeres incursionan en ella,Agatha Christie lo hizo y me la has recordado,un relato muy bien logrado y cómo no si eres una Real maestra de letras...Felicidades hermosa TQM...Besitos y un gran abrazo amiga querida :)

    ResponderEliminar
  31. El ascensor, una cabina de teléfonos, un lavabo público... Todos esos espacios privados que parecen oasis en la tribulación de la ciudad, son de por sí un universo aparte. En este buen relato llevas esa sensación al máximo con ese ascensor que, cual TARDIS, nos transporta a otra dimensión o el mismo cielo. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Hola. Muy bien llevada la historia. A medida que la lees, sabes que va a pasar algo, y te mantiene expectante. Y tal como me pediste, te comento alguna cosilla, que según mi opinión, podría mejorarse: el exceso de explicaciones que no son necesarias y que alargan demasiado la oración. Por ejemplo: "... de ruedas que llevaban en el maletero". A mi parecer, es algo que el lector supone (que la maleta está en el maletero) y no es una información esencial para la historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Muchísimas gracias por vuestros comentarios:

    Ziortza Moya - Marigem Saldelapuro - Miguel Pina - Yayone Guereta - Hola, me llamo Julio David - R. Ariel - Patricia Luna - Egle Gimenez Rossi - Francisco Moroz - María Campra Peláez - Rosa del Campo - Irene F. Garza - Graciela Garza - Conxita Casamitjana - El mundo con ella - Xux Climent - Buho Evanescente - Paula Koval - Mila Gómez - Marina Collado Prieto - R. Ariel - Maria del Carmen Píriz - Mirna Gennaro - J.E. Guimaraes - Suni Moncholi - Ziortza Moya Milo - El Baile de Norte - Carmen Silza - Diana Pinedo Ortega - Maria Del Socorro Duarte - David Rubio - Luy Albertos

    ResponderEliminar